lunes, 2 de mayo de 2016

Planifica tu economía con un presupuesto


¿Alguna vez has hecho un presupuesto familiar para un año? ¿Te has planteado por qué el dinero con la misma que llega a tu cuenta, se va? ¿Luchas cada año para pagar cosas como el seguro de tu coche? 

Lo cierto es que muchas veces nos pasamos el año de “sorpresa” en “sorpresa” y tratando de escapar como mejor podamos de los golpes económicos que recibimos.

Lo que ocurre en la mayoría de los casos en los que pasa esto, es que hay una mala planificación económica en nuestra casa. Por eso hoy he decidido crear este post porque a mí personalmente me ha ayudado muchísimo el hecho de tener un presupuesto familiar y ajustarme a él lo más posible, anotando los gastos e ingresos, y planificando qué gastos vamos a tener en ese año.

¡OJO! Antes de empezar a hablar del tema, quiero que quede claro que no importa cuánto dinero tengas, qué cantidad de ingresos te entren. A mayores ingresos, considero que más cuidado debemos tener con los gastos. Ya que el termostato financiero (un hecho del que hablaremos en otro post) nos puede hacer quemar todo el dinero que nos entra, y cuánto más nos entre, más quemamos.

¿Por qué tener un presupuesto anual?

Es evidente que un presupuesto mensual sería lo más lógico de tener si cobramos todos los meses. Por poner un ejemplo: si nos entran 1.000€, debemos saber para dónde se van a ir esos 1.000€.

Sin embargo, te hablo de un presupuesto anual por una razón muy simple: hay gastos que se hacen de forma anual.

Por ejemplo, el seguro de un coche, deberíamos pagarlo anualmente. Digo deberíamos, porque muchas veces, por la falta de planificación, lo dividimos en cuotas trimestrales o semestrales, y eso hace que al final nos salga más caro.
Imagina que el seguro de tu coche cuesta 400€ si lo pagas de golpe. Si lo pagases cada seis meses, a lo mejor te saldría 250 y 250, por lo que al final te estaría costando 500€ anuales.

Sin embargo, si tú sabes que en el mes de marzo te van a cobrar el seguro de tu coche todos los años, y sabes que aproximadamente te cuesta 400€ anual, puedes hacer un reparto de esos 400 euros en doce meses. De esa forma, cuando llegue el cobro del seguro tendrás el dinero necesario para pagarlo, podrás hacerlo de una sola vez, y no supondrá un gran problema en ese mes, porque ya habrás reunido el dinero necesario para pagarlo. 400 entre 12 meses, redondeando son 35€. Si cada mes guardas 35€ para pagar el seguro de tu coche, no te supondrá tanto problema y estarás más relajado en marzo.

Este es solo un ejemplo como podría haber muchos otros. A mí me sorprende de una forma increíble cómo todos los años se vuelve un problema la navidad para el 95% de las familias que la celebran. Todos los años gastan una inmensa cantidad de dinero en regalos, comida… y luego en enero comen papas con atún porque no les alcanza para vivir. Si ya saben que en el mes de diciembre van a gastar mucho dinero, ¿por qué no hacen una estimación de los gastos de la Navidad y los reparten a lo largo de todo el año? Sería más inteligente, y en enero podrían comer algo más que las sobras de Fin de Año.

Ventajas de llevar un presupuesto

Una de las mayores ventajas y que seguro te va a animar a tener un presupuesto mensual de tus gastos, es que no solamente podrás tener una cantidad destinada al seguro del coche, ni a gastos “obligatorios” y que no te aportan nada ocioso. Llevando una buena planificación de tus ingresos y gastos, y ahorrando cada mes la cantidad oportuna, podrás estar ahorrando también para hacer viajes, regalos, comprarte ropa, y muchísimas más cosas que seguro que te llaman más la atención que ahorrar para un seguro de coche.

Claramente, dependiendo de la cantidad que ganes podrás destinar más o menos dinero al mes para viajes o ropa, pero si cada mes en lugar de “perder” 100€ que se te van y no sabes a donde, los guardas para viajes y ropa, al cabo de un año tendrás 1.200€, que te aseguro que te dan para irte de viaje y para comprarte algunos caprichos.

¿Cómo empiezo?

Lo primero que debes hacer para empezar con tu presupuesto mensual y anual, es calcular todos los gastos fijos que tienes. Por ejemplo:
-Alquiler/hipoteca
-Comida (un aproximado de lo que te sueles gastar)
-Pago de deudas (tarjetas, letra del coche,…)
-Suministros (agua, luz, basuras…)
-Gasolina (o transporte si te mueves en transporte público)

Estos son casi todos gastos mensuales. Una vez que tengas todos tus gastos mensuales estipulados (estos son solo algunos ejemplos), empezarás con los gastos anuales, y los que ocurren cada varios años.

-Seguros varios (coche, hogar, salud,…)
-Elementos del coche (gomas, aceite, filtros, frenos,…)

Una vez que tengas todo esto, a lo que puedes sumar vacaciones, gasto en ropa, gasto en ocio, etc. Vas a ver cuánto cuesta cada una de las cosas anuales, y cada cuanto las pagas.
Por ejemplo, como dijimos antes, si el seguro de coche te suele costar unos 400€ anuales, guardarás lo que costaría mensualmente (si puede ser redondeando por lo alto, mejor), es decir, 35€.

Pero si se trata de algo que pagas cada 2 o 4 años, harás lo mismo. Por ejemplo, en España, la ITV de un coche que cueste 50€ (por ejemplo) y que se haga cada 4 años, saldría a guardar poco más de 1€ al mes.

Para algunas familias pagar 50€ de golpe un mes resulta poco dinero, pero estoy segura de que hay otras para las que es un ahogo económico ese mes. Pero estoy segura de que 1€ al mes durante 4 años no resulta tan traumático.

Como he dicho, se trata de ver absolutamente todo en lo que gastas dinero, y tenerlo presente para hacer tu presupuesto. Ver cuánto cuesta o cuánto te sueles gastar en él.
Si te pasa que te das cuenta de que ganas 1.000€, y sumando todos tus gastos, obtienes una cifra mayor a eso, tienes un problema. Te aconsejo que trates de ver dónde puedes recortar gastos, o mucho mejor, que te busques una forma de ganar más dinero.

Una cuenta para ahorro

Para llevar mejor el tema de los ahorros mensuales para hacer los pagos, yo te recomiendo que abras una cuenta en el banco (puede ser online, sin tarjeta para que no puedas sacar dinero directamente de ella y gastártelo “sin querer”), y que vayas guardando todos los meses la cantidad que necesitas.
Te aconsejo que además de guardar para todos los gastos fijos que sueles tener, tengas un porcentaje de lo que ganas que ahorres cada mes para “imprevistos” como que se rompa la nevera y tengas que comprar una nueva o que tengas que salir de viaje de forma urgente porque hubo una emergencia.

Controla los gastos

Una vez que tengas listo el presupuesto familiar (te aconsejo hacerlo en un documento de Excel), tendrás que anotar en él todos tus ingresos y tus gastos. Si tu economía es complicada (y si no, también, pero con más motivo si tienes problemas económicos) te aconsejo que apuntes absolutamente TODOS tus gastos. 
Si es 1€, apuntas 1€. Porque si tienes unos bajos ingresos y empiezas a obviar gastos de 1€, puedes estarte gastando 100 sin darte cuenta, y luego no sabrás a dónde se fueron.
Una de las cosas más importantes para llevar una buena economía familiar, es tener claro a donde se está yendo tu dinero.

El termostato financiero

El termostato financiero es lo que hará que si ganas 1.000€ y vives apurado, pero vives. Y te suben el sueldo a 1.500€, en seis meses vivas igual de apurado. Hablaremos más sobre él en otro artículo.
Lo que quiero que tengas claro es que tienes algo dentro de ti, que está acostumbrado a ganar una cantidad de dinero, y que sin cultura financiera y un presupuesto bien hecho, todo lo que entre en tu bolsillo, saldrá de él como si tuvieses un agujero en el fondo.


¿Dudas y preguntas?

Recuerda que, como siempre digo, si tienes cualquier duda o pregunta acerca de este tema, puedes pedirme que te las responda en los comentarios. Si empiezas a hacer tu presupuesto y tienes preguntas, no dudes en contactarme.

Visita mi página web para tener información más completa sobre varios temas económicos, de belleza, de salud, nutrición, tecnología, ... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario